Crear nombres originales para empresas: fácil y sencillo

Crear nombres originales para empresas: fácil y sencillo

Es una lata tener que tirar de creatividad e ingenio para poder construir un buen nombre de empresa. Muchas veces, nos desesperamos intentando dar con el nombre ideal, pero nuestra capacidad creativa nos lo impide. Por tanto, una de las mejores soluciones es usar generadores de nombres, pero muchos creen que es poner un nombre y ya está. Te damos las claves para dar con el nombre perfecto.

Brainstorming

La primera tarea que debes hacer, independientemente de que uses generadores o no, es hacer una lluvia de ideas con todos los nombres que se te ocurran. De aquí podemos extraer cosas interesantes, así que cerciórate de que todo lo que tienes en la mente lo plasmas en el papel porque te va a hacer falta para lo que viene luego.

En el caso de que no se te ocurra nada, no te preocupes. Una de las soluciones para ello es salir a la calle y ver mundo, o pedir ayuda a tus amigos o familia para que te echen un cable con la tarea, seguro que tienen algo en la mente.

Juega con las palabras

Una vez hecho el brainstorming, utilízalo para combinar palabras, jugar con ellas o crear palabras compuestas. Piensa que no sólo tienes que fusionar palabras o juntarlas, sino que tienen que formar un nombre atractivo, que sea fácil de memorizar por el público, fácil de pronunciar, etc.

No lo he dicho antes, pero la lluvia de ideas debe ser relacionada con la temática de tu negocio, recomendablemente. Por ejemplo, una tienda de zapatos podría denominarse: La horma, Punta y Tacón, Pies sonrientes, etc.

La pronunciación

Si no tenemos en cuenta este punto, va a ser difícil que nos recuerden. Esta es la batalla épica entre tener un branding espectacular o tirar a lo fácil para que los consumidores se acuerden de nosotros. Aquí deberás pensar hacia dónde quieres orientar la marca ¿Público español? ¿Público internacional? ¿Europeo?

Es una decisión que nos costará llevar a cabo porque no se sabe hacia dónde llegará la empresa, entonces te preguntarás si es mejor prevenir que curar ¿Y si, llegado el momento, tengo que cambiar de nombre porque los extranjeros no pueden pronunciarlo?

Ten en cuenta el público destinatario

Aquí vengo a referirme a lo que he dicho en el párrafo anterior sobre el público hacia donde vas a orientar la marca. Dependiendo de los destinatarios, tendrá más sentido un nombre u otro porque si tu objetivo es hacer la marca internacional, más te vale que tengas en cuenta este factor.

Te aconsejamos un nombre español si vas a dirigirte a público latinoamericano y a España. Cuidado con esto porque hay palabras que en una lengua latinoamericana pueden significar algo obsceno o malsonante, mientras que en España es algo normal. Que ambas zonas hablen español no significa que usen las mismas palabras para comunicarse o que la concepción de las mismas sean igual.

Que sea registrable

Este, quizás, es el último paso a la hora de crear un nombre de empresa. El nombre debe ser registrable, es decir, que no esté ya registrado por otra empresa; de este modo, te evitarás problemas legales si un día tu empresa llega lejos. Además, en tu país tendrás que ir a una oficina a registrarlo y comprobarán si ya existe o no, o si se puede usar.

Cuando muchos llegáis a este paso, os dais contra el muro irremediablemente porque averiguáis que ese nombre ya está usado y no lo podéis utilizar. Mi consejo es que no desistáis y que sigáis buscando porque seguro que encontraréis otro nombre mejor.  te recomendamos que te pases por este artículo hacer clic aquí