Coca-Cola: Rebranding y golpe en la mesa de la marca

Coca-Cola: Rebranding y golpe en la mesa de la marca

Todos conocemos Coca-Cola y su gama de productos, pero hacía falta reformarse y modernizarse un poco, así lo ha hecho la marca. Con el auge de nuevas tendencias, nuevas formas de comunicarse, de crear productos, etc., era necesario darle un lavado de imagen a la marca. Por ello, te contamos la nueva estrategia de branding que ha llevado la marca de refrescos más famosa del mundo.

Todo en uno

Antes, las diferentes marcas de esta empresa eran independientes, cada una funcionaba a su modo y ahora ha dejado de ser así. Coca-Cola ha decidido unificar toda su gama en una con una estrategia de branding novedosa porque actúa a nivel global. Como dato interesante, la ha llevado a cabo un equipo español, siendo España la autora de esta estrategia de marketing.

Rebranding

Con el rebranding, viene una retahíla de cambios tanto estéticos como internos. Físicamente hablando, ahora Coca-Cola presenta 4 diseños nuevos para sus 4 variantes: clásica, zero, light y zero zero. Ahora todas tienen un mismo “template”, siendo predominante el color rojo de la marca en toda la gama, sólo se diferencian por la parte inferior, mediante el color de la onda.

Otro de los detalles estéticos, es que el nombre del packaging o la posición del logo se presenta de forma vertical, ya no se presenta de forma apaisada como se hacía antes. Esto cambia muchas cosas, algo que los consumidores, en general, no aprecian, pero que el empresario sí. Me vengo a referir a la presentación del producto en el establecimiento, ahora no tiene sentido presentar la lata tumbada, sino de pie.

¿Por qué?

Lo primero que nos viene a la mente es el motivo de la decisión de Coca-Cola para cambiar de estilo, de diseño y de producto. Según hemos podido averiguar, todo radica darle robustez al producto y salvaguardar la personalidad de la marca, debido a que se consume más Light o Zero que antes y hay que dejarles claro a los consumidores que siguen consumiendo Coca-Cola.

El rojo llama más la atención que el negro o el negro y dorado que tenían antes las versiones Zero Zero o Zero; como también ocurre lo mismo con el gris de la Cola Light. Ahora se disfrazan de rojo, siendo más fáciles de encontrar, pero a mi juicio, más difíciles de diferenciar, pudiendo comprar Zero Zero en vez de Zero, como ha pasado en mi casa.

Lo que está claro es que Coca-Cola ha decidido cambiar de estilo para dejar claro al consumidor de que, elija lo que elija, consume Coca-Cola.

 

Opinión

He decidido dar mi opinión como consumidor asiduo de la marca durante más de 18 años. He consumido todas y cada una de ellas, desde la clásica, pasando por la Cherry Coke y la Cola de Vainilla, hasta llegar a la Zero, que es la que consumo actualmente. Lo más interesante es que han llegado a igualar el sabor de la Zero a la clásica, siendo muy similares ambas.

Por un lado, me gusta el nuevo diseño, aunque creo que lleva a confusiones en algunos modelos, como he mencionado antes. Me parece muy simplón el diseño que tiene la clásica, quedando muy vacía la lata, por ejemplo. En cuanto a las botellas de 2 litros, es complicado diferenciar la Zero Zero de la Zero a simple vista. Cualquiera que vaya con prisa, se puede llevar un disgusto cuando llegue a casa.

Soy partidario de los rebranding, creo que son necesario en todas las empresas longevas, así que me gusta parcialmente el que ha hecho Coca-Cola.